Juego de Tronos , liderar en el caos. II parte

Juego de Tronos , liderar en el caos. II parte

[smart_track_player url=”https://s3.amazonaws.com/contenidoweb/AUDIOPOST-JUEGO+DE+TRONOS2-EA.mp3″ title=”Juego de tronos. Liderazgo. Segunda parte.” artist=”Edgady Aponte” ]

En la primera parte de Juego de Tronos, liderar en el caos, hablamos de la características de un líder en momentos de crisis:

 

La observación, la comunicación y la habilidad para planificar aun en momentos de crisis, son tres de sus rasgos más notables, útiles en el Juego de Tronos y para ejercer liderazgo fuera de la ficción.

 

En esta segunda parte, hablaremos de los tipos de liderazgo que representan algunos de los personajes de Juego de Tronos.

Estilos de liderazgo en GOT

 

Cada cual con su estilo, Cersei Lannister, Tyrion Lannister, Daenerys Targaryen o Jon Snow han demostrado a lo largo de la historia sus virtudes y también sus defectos como estrategas y líderes en el Juego de Tronos.

Quisiera destacar de la séptima temporada que termina hoy, algunos momentos que evidencian la naturaleza del liderazgo de dos personajes.

 

Lealtad o ¡dracarys!

 

Daenerys Targaryen ha sido catalogada como una líder carismática, firme, generosa y también despiadada cuando lo ha creído necesario para demostrar a sus enemigos y seguidores quién manda.

No vino a ser reina de las cenizas”. Tyrion a Daenerys.

Daenerys demuestra que sabe escuchar a su consejero y se guarda a sus tres dragones, pero al fracasar la estrategia decide seguir su propio pensamiento y usa el poder de fuego de sus mimados hijos.

No le tiembla la voz al dar la orden a su dragón, ¡dracarys!, para que escupa fuego y reduzca a cenizas a los señores Tarly, pese a que Tyrion le recomienda que no lo haga.

Quiere lealtad sin fisuras y quien no esté dispuesto a comportarse debe ser sacado del juego. Claro, antes de actuar Daenerys te da la opción de elegir qué prefieres.

Otro aspecto que destacaría es la diferencia que se esfuerza por marcar con su competidora por el Trono de Hierro, Cersei Lannister.

 

“No viene a asesinar, y lo único que quiero es destruir la rueda que ha rodado sobre ricos y pobres para beneficio de nadie más que las Cersei Lannister del mundo.”

 

Unidad para enfrentar el mal

 

Jon Snow ha tenido que asumir, sin quererlo, según dice, posiciones de liderazgo, en cuyo ejercicio ha demostrado firmeza para asumir las consecuencias de sus decisiones y lidiar con las opiniones adversas ante las acciones impopulares.

En la séptima temporada, Snow se niega a arrodillarse ante la reina Daenerys y de este modo renunciar a ser el Rey del Norte.

Alega que traicionaría la confianza de los señores del norte y que su deber es proteger a su pueblo. No cedió ante Daenerys ni siquiera en ese momento casi romántico que tuvieron en la cueva cuando ella le tocó el tema del orgullo.

Lo que hizo cambiar de opinión a Snow fue estar al borde de la muerte frente al Rey de la Noche y su ejército.

Se arrodilló (no literalmente porque estaba convaleciente en una cama), y lo hizo porque entendió que la alianza con Daenerys, la unión de fuerzas, es la única vía para salvar a su pueblo y a todos los pueblos, de una amenaza superior.

Por el bien colectivo, Snow decide sacrificar una posición de poder personal y local con todas las consecuencias que ello podría desencadenar en el escenario del Juego de Tronos.

 

¿No es acaso la actitud de Snow la que desearíamos en un líder o gobernante que diga protegernos?

 

Elsa Pilato #ContentTeam

Juego de Tronos, liderar en el caos

Juego de Tronos, liderar en el caos

[smart_track_player url=”https://s3.amazonaws.com/audiopostedgadyaponte/AUDIOPOST-JUEGO+DE+TRONOS-EA.mp3″ title=”Juego de tronos. Aprendiendo a liderar en el caos.” artist=”Edgady Aponte” ]

“El caos no es un pozo. El caos es una escalera. Muchos de los que intentaron escalarla fallaron, nunca podrán probar de nuevo. La caída les rompió”. Petyr Baelish

Lord Baelish o, si prefieres Meñique, ha sobrevivido hasta la séptima temporada de Juego de Tronos fiel a su pensamiento: sacar provecho de las situaciones de crisis e incertidumbre, tal y como les toca a los grandes líderes en tiempos tormentosos. 

Meñique ha sabido moverse hacia arriba en el medio del caos, adaptándose y tomando ventaja del desconcierto, pero también creando oportunidades para quedar bien posicionado, a través de una manipulación cuidadosamente planificada, tal como lo demostró ya desde la primera temporada de Game of Thrones con la traición a Ned Stark.

Conseguir lo que quieres

Obviemos sus aspectos malvados y veamos qué de positivo podemos aprender de Meñique para aplicarlo en nuestro negocio y desempeño como líderes.

La observación, la comunicación y la habilidad para planificar aun en momentos de crisis, son tres de sus rasgos más notables, útiles en el Juego de Tronos y para ejercer liderazgo fuera de la ficción.

El primero, la observación, le permite obtener la información necesaria para gestionar su actuación; mientras que la comunicación le permite persuadir y convencer para ejecutar sus planes, y a la vez escuchar como parte de su tarea de observar.

El tercer rasgo, la habilidad para planificar, seguramente trabajada con mucha reflexión y aprendizaje de la experiencia, le permite poner en marcha los pasos necesarios para alcanzar sus objetivos.

Además, planifica con tranquilidad, mirando para arriba siempre a la hora de escalar, afrontando los desafíos y obstáculos confiando en sus talentos y capacidades, pero también conociendo y admitiendo sus debilidades.

“Eso es lo que sé, eso es lo que soy, y sólo admitiendo quienes somos podemos conseguir lo que queremos”. Petyr Baelish

Juego de tronos: Perseverancia y riesgo

“Y algunos a los que se les dio la oportunidad de escalar, se aferran al terreno, a los dioses o al amor. Ilusiones. Solo la escalera es real. La subida es todo lo que hay”. Petyr Baelish

La segunda parte de la cita con la que comienza este post, nos revela un rasgo adicional de Lord Baelish, también útil para un liderazgo eficaz: la perseverancia, seguir adelante sin aferrarse a los errores o a los fracasos que te hunden en el pozo, continuar escalando siempre en el medio del torbellino.

En esa escalada también se corren riesgos, ¿por qué no?

“Hay tantos hombres que arriesgan tan poco. Se pasan toda su vida evitando el peligro, y luego mueren. Yo arriesgaría todo para obtener lo que quiero”. Petyr Baelish

La valentía para actuar, aun con los riesgos que se corren, te acerca más a tu objetivo que quedarte paralizado por el miedo al fracaso.

¿Cuál es tu límite para asumir riesgos?

Continuará…

Elsa Pilato. #ContentTeam