El coach que liberó el potencial del rey

El coach que liberó el potencial del rey

[smart_track_player url=»https://s3.amazonaws.com/audios100mot/ART-AUDIOPOST-STORYTELLING.mp3″ title=»» artist=»Edgady Aponte» ]

 

Coach. Una palabra de moda, un concepto que puede significar burla o reto de acuerdo al público que lo analice. Lo cierto es que un coach, fue quien salvó a Jorge VI, de su propio discurso trabado por la tartamudez y el miedo.

 

Gritar una palabrota a veces puede resultar liberador, pero más lo es mirar como con ojos nuevos un problema cuando otra persona corre el velo que te ha bloqueado la visión durante mucho tiempo.

 

El Rey Jorge VI hizo ambas cosas: gritó groserías como parte de su terapia para superar su tartamudez, y también fue guiado por un coach, Lionel Logue, para destrabar, no tanto su lengua, como la imagen de sí mismo que otros habían creado y en la que se encontraba enfrascado.

 

La historia se cuenta en la película El discurso del rey (2010) y puede ser tomada como ejemplo de la importancia de un buen coach para liberar el potencial de otros.

Coach: Escuchar y actuar

 

La esposa del duque de York acude a Logue después de que su marido había pasado por las consultas de muchísimos médicos y especialistas a lo largo de su vida sin encontrar mejoría a su problema.

 

Los métodos poco ortodoxos de Logue al principio hicieron temer por un nuevo fracaso, pero al final fueron eficaces. ¿Dónde estuvo la diferencia?

 

Desde el principio el coach se propuso construir un ambiente de confianza, e insistió en el trato de igual a igual, bajo unas normas claras: “Mi casa, mis reglas”.

 

El trato igualitario en el que tanto insiste Logue va más allá de la condición de miembro de la familia real del paciente. El coach es consciente de que necesita esta horizontalidad para que se pueda establecer un diálogo que permitirá a ambos identificar los obstáculos y definir las estrategias para afrontarlos.

 

[ictt-tweet-inline]“Mi trabajo consistía en darles (a los soldados traumatizados por la guerra) la fe en su propia voz y hacerles saber que un amigo estaba escuchando”.
Lionel Logue (El discurso del rey)[/ictt-tweet-inline]

Otra visión de tu potencial

 

Logue y Jorge VI querían lo mismo. El coach estaba deseoso de acompañar al rey en su proceso de descubrir su potencial y ayudarlo a superar su tartamudez, y Jorge VI como paciente estaba dispuesto a hacer lo necesario para lograrlo.

 

“Estoy dispuesto a trabajar duro”.
Jorge VI.

 

Un deseo común y unos objetivos y estrategias concertadas dirigidas a que Jorge tuviera una visión distinta de sí mismo, alejada de aquella que su entorno desde niño había creado para él, donde era el pequeño que no podía hablar corrido, donde era derecho por obligación y no zurdo por naturaleza, y donde su padre le gritaba que soltara las palabras de una vez, que era fácil.

 

El coach supo escuchar y poner en evidencia los temores de Jorge, agobiado por el peso de tener que ser rey sin quererlo tras la abdicación de su hermano.

 

“Está asustado, tiene miedo de su propia sombra. Este hombre realmente podría ser alguien grande y me está dando la pelea”.
Lionel Logue (El discurso del rey)

 

Al mismo tiempo, el coach supo mostrarle que con el trabajo y la práctica podía prevalecer sobre sus miedos, hablar ante su pueblo fluidamente y transmitirle confianza y seguridad.

 

El discurso crucial de Jorge VI en el comienzo de la II Guerra Mundial, transmitido en vivo por radio, cierra la película.

 

Las dificultades están presentes hasta el último segundo, pero una vez superada la prueba, con la ayuda de Logue, el rey sale del estudio lleno de confianza, seguro de su capacidad para liderar la nación a través del sombrío camino que se avecina.

Elsa Pilato #ContentTeam

AUTORIDAD EN COACHING

 

DESCARGA EL AUDIO

Escucha el capítulo cuando quieras con el archivo de audio

Un Coach que no sabía vender

Un Coach que no sabía vender

[smart_track_player url=»https://s3.amazonaws.com/audiopostedgadyaponte/AUDIOPOST-EL+COACH+QUE+NO+SABIA+VENDER-+EA+.mp3″ title=»El coach que no sabía vender» artist=»Edgady Aponte» ]

Estás ahí, con tu toga y birrete, con tu título en la mano para tomarte la foto. O con tu bebé recién nacido en los brazos, quien no para de llorar. O con ese certificado de coach internacional que de inmediato incluyes en tu perfil de LinkedIn como una experiencia académica de importancia global. Varias escenas  y una sola pregunta que enlaza todas estas historias:

Y ahora, ¿qué hago?

¿Te ha pasado? Entonces, este artículo es para ti.

La universidad de la vida.. ¡Cómo se extraña ese pensum en momentos claves de tu vida. Eso le comentaba a un coach con quien trabajo justo desde ese momento en el que se preguntó qué hacer con una carrera exitosa, mucho talento, gran récord académico, pero sin saber cómo arrancar en modo emprendedor.

Me contaba que su certificación de coaching le brindaba muchas herramientas para ejercer como facilitador, como talento, como servidor de otros; sin embargo, pasaba por alto lo que yo llamo El Día Después:

¿Cómo empezar a monetizar mi pasión de ayudar a otros a obtener resultados?

Para otros puede resultar obvio: me activo brindando sesiones de coaching personal, y ya. Sin embargo, una pregunta recurrente llega:

¿Cómo se come eso? ¿Cómo hago para vender mis sesiones de coaching?

Ajá… He ahí el punto de partida de esta historia.

Coach y… ¿Vendedor yo?

Como una pesadilla que nos acecha llega la idea de vender. Caca para muchos, anhelo para otros y tercerización para el resto. Más allá de lo que elijas, la fase de mercadeo y ventas de tu producto, es algo de lo que no podrás escapar. No te conviene. Lo que no se vende se queda detrás de la cortina, en una fosa común o en una idea que nunca fue. Y parece ser que muchos coaches le temen a esa palabra.

Las ventas como metodología se transformó – y seguirá transformándose-, para la dicha de quienes ofrecer sus servicios puerta a puerta o repartir tarjetas en una reunión, le llevaba toda la jornada.

¿Para qué hacerlo fácil si lo puedes hacer difícil?, pareciera ser el karma de muchos que, ya sea por desconocimiento o miedo al cambio, siguen vendiendo, o dejan de hacerlo, de la forma tradicional.

El mundo digital te plantea un esquema que te deja tiempo para tu formación, profesionalización y ejercicio de tu talento: la automatización de tus procesos, desde la Atracción del potencial cliente hasta la Entrega de tu producto. Gran tema sobre el que hemos explorado en posts, webinars y productos digitales.

Pero no nos desviemos del tema. Iremos al fondo de este asunto…

No se trata solo de SER coach…

Se trata de ti. Tú, coach, (sí) y tu relación con las ventas (¡SÍ!). Tú como vendedor. Si no te encargas de esa tarea, tu empresa ya lamentablemente ha muerto al nacer. Debes lograr la promoción de tu producto de una manera efectiva, que te permita monetizar tu servicio.

[ictt-tweet-inline]Necesitas construir un modelo de negocios del coaching que permita escalar en la medida que crezca tu mercadeo, ventas y entrega de tu producto

Taki Moore[/ictt-tweet-inline]

 

 

No se trata solo de tener una agenda full de clientes, sino de gestionar tu dinámica de entrega de servicios para que te quede tiempo para un café, para entrenarte y para las labores de marketing. Todo forma parte del sistema. Lo explico a detalle en el artículo Coaches: ¿Por qué más del 80% fracasa?

Internet es un excelente medio para desarrollar tu negocio de coaching 24/7 (24 horas del día los 7 días de la semana), y la única manera es cambio de paradigma. Construir un modelo de negocios que sea ESCALABLE.

Para ello debes aprender que existe un modelo de negocio escalable con el cual he construido mi negocio online a través de los años y ese método se basa en Atraer, Convertir y Entregar tus productos y servicios de manera automática, sin que eso te desgaste, te quite energía y tiempo que necesitarás para hacer lo que realmente sabes y tienes que hacer:

  • «Generar Contenido»,
  • contar tu historia.., temas en los que profundizaré en próximos artículos. 

Hagamos de tu talento, de tu servicio, un motor productivo. El momento es hoy.

 

 

Coaches: ¿Por qué más del 80% fracasa?

Coaches: ¿Por qué más del 80% fracasa?

El mundo de los coaches, así como  el término coaching, es amplísimo. Sí es cierto… Sin embargo, tampoco deja de ser menos cierto que para quienes desean aventurar e iniciarse como coaches, lo más cuesta arriba es mantenerse y lamentablemente, luego de un breve período, fracasan.

En relación a esto, al fracaso, Simon Reynolds, autor del libro ¿Por qué la gente Fracasa?, desglosa y argumenta en 16 aspectos, las razones  u obstáculos del porqué la gente fracasa en su intento por alcanzar el éxito…

Ahora bien, su libro, revela de manera muy clara cómo superar el fracaso, partiendo en un principio de deshacerse de paradigmas y malos hábitos que se traducen en:

  • No tener claros propósitos u objetivos
  • Mentalidad negativa, autodestructiva
  • Baja productividad
  • Falta de persistencia…

Todo esto, me llevó a preguntarme, entonces, ¿por qué, en el nicho del coaching, más del 80% fracasa?

Para dar respuesta a eso, luego de haber hecho una retrospección de mi carrera como coach digital, a continuación, te hablaré de tres motivos por los cuales más del 80% de los coaches fracasan … Lo que quiero con esto es que,  una vez que revises tus fallas y debilidades, que aprendas de los fracasos, puedas evitar que te ocurra.  Porque existe un hecho cierto:

[ictt-tweet-inline][/ictt-tweet-inline]Más del 80% de los coaches no logra mantenerse en la palestra después del tercer año

Pero, ¿por qué sucede?

Te cuento enseguida…

Razones del porqué más del 80% de los Coaches fracasa.

  • Se arruinan

Sí. La verdad es esa…  Literalmente QUIEBRAN. Nunca llegan a producir dinero  o ventas suficientes, por lo que deciden regresar de donde vinieron… Su antigua vida y nuevamente buscar trabajo, dando razón a amigos y familia en cuanto que era algo estúpido desde el primer momento.

  • Se desgastan.

Mientras algunos coaches desisten (por la falta de persistencia  que menciona Reynolds) y van a la quiebra, otros sencillamente, se desgastan. ¿Por qué? Tienen muchos clientes y su tren de trabajo es realmente fuerte y, eventualmente se agotan porque se les dificulta escalar. A mayor número de clientes, menos tiempo tienes. Es realmente complicado negociar tiempo para tus clientes a largo plazo, entonces, terminan sin dinero o agotados y en otros casos…  ambos.

¿Cómo lo digo con tanta certeza?

Yo estuve ahí… He pasado por ese agotamiento y desgaste…Pero, no me rendí. Acá sigo… Con todo mi equipo montado en la ola. La diferencia ha sido que he sabido reconocer esos síntomas y me he detenido a respirar, replantar, renovar, para poder continuar.

  • Se desaparecen.

Sí. De cualquier forma, luego de tres años, muchos coaches desaparecen del mercado. Esto, aunque pareciese difícil de creer, sucede.

Quiero solucionar eso, y lo primero que debes saber de antemano es que tu mentalidad NADA TIENE QUE VER CON ESO.

Como coaches, contamos con habilidades a nivel de mentalidad. Fijamos metas, desechamos falsas creencias, viejos paradigmas y creamos una visión a largo plazo para nuestro negocio. Eso es BRUTAL, pero para serte franco, el gran obstáculo que no permite a muchos coaches avanzar no es su mentalidad sino el MODELO. Sí. El modelo de negocios.

Es necesario construir un modelo de negocios que sea ESCALABLE. Repito: escalable. Es necesario   pensar en escalabilidad, mientras crecen tus procesos de marketing, ventas y entrega.

Estoy seguro  que en estos momentos todo lo que aquí he dicho hoy no te pasa, pero ¿qué tan cerca has estado de dejar que te arrastre la ola?

¿De qué forma has evitado ser parte de esa estadística de más del 80% que fracasa?

Me gustaría conocer tu opinión.