coworking

“Eso de ser freelancer no tiene muy buena prensa”. La entrevistadora se refiere a las profesiones digitales, y suelta la frase a modo de gracia –o chiste-.

Ella le explica a Sebastián Siseles, vicepresidente Internacional para América Latina de Freelancer, la plataforma de trabajadores independientes, que las personas como ella –de cierta edad- prefieren en general que los “tomen” los empleadores.

Dicho en otras palabras, que los llamen de un trabajo.

Siseles se ríe y le replica de inmediato a la entrevistadora: “¡No tenía!, ¿querrás decir?”.

Parece increíble que aún en la mente de algunas personas sea tan tradicional y básica la argumentación para contraponer la tendencia del trabajo independiente frente el trabajo formal.

“Queremos el aguinaldo, que nos liquiden…”, continúa la entrevistadora y se ríe de nuevo. 

 

Nuevas profesiones digitales, nuevos paradigmas 

 

Este es el gran debate en el que se mueve hoy el mercado laboral, entre la concepción del trabajo desde la revolución industrial, absolutamente reputacional, y la visión del nuevo trabajo autónomo, auto gestionable por parte de una persona.

Aún nos debatimos entre lo que fue y que será, entre dos propuestas que parecen bipolares, pero no terminamos de aterrizar las ideas sobre lo que estamos haciendo hoy.

“Las personas están acostumbradas a que las recluten, a ir a la oficina, que nos den un horario y nos digan que hacer, además del pago de los beneficios laborales”, argumenta el ejecutivo de Freelancer mientras enfatiza el gran dilema humano actual: 

“La verdad es que la tecnología no va a reemplazar al hombre. Hay áreas donde la tecnología, ciertamente algunas funciones, son reemplazadas, pero también crea muchísimas otras. Ahora no te imaginas una línea de ensamblaje automotriz sin ayuda de los robots”, afirma.

Conocimos a Sisele en noviembre de 2017, cuando vino a Colombia a dar una conferencia sobre las  “Tendencias del Trabajo 3.0 en la nueva economía digital” en la Universidad de Antioquia.

En esa oportunidad, fue invitado por el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, el Ministerio del Trabajo y Microsoft.

Hemos rescatado esta visita por la conexión directa que tiene con el tema de cómo las innovaciones están impactando las actuales profesiones, por un lado.

Por otra parte, se refiere cuál debe ser el mejor camino a tomar en la era tecnológica, considerando las habilidades y las profesiones digitales emergentes y las implicaciones que esto tiene en términos de igualdad de oportunidades y movilidad socioeconómica para las personas.

 

Adquirir habilidades digitales te da más oportunidades laborales

 

Siseles es el encargado de crear y alinear la estrategia de expansión internacional de Freelancer bajo su nuevo enfoque, como una herramienta que le permite a las empresas encontrar y contratar talentos altamente calificados para proyectos puntuales. 

Esa búsqueda se realiza utilizando el mercado de freelancing y crowdsourcing mundial.

No vamos a profundizar más en esta visita, es solo referencial, pero quería rescatar de la presentación de Siseles el sentido de globalidad que éste le da al tema de las profesiones emergentes y el trabajo autónomo como nuevo estilo de vida que se impone en el mundo.

Estos marketplaces de empleo proponen aplanar la brecha digital que puede existir entre las generaciones Millennials y las personas educadas en el empleo formal, pues  revoluciona la forma en que concebimos el mundo del trabajo.

También representa “una enorme posibilidad de impulsar y asistir en toda la región a las grandes empresas en su transformación e inmersión en la economía y el trabajo digital” finaliza Siseles.

Seguiremos profundizando sobre las profesiones emergentes y las oportunidades laborales en el mercado. Hay mucho que decir, pero principalmente, hay mucho más por hacer.