Las oportunidades de negocio siempre existen porque las circunstancias, gustos, hábitos de los países, individuos y mercados cambian y surgen nuevas necesidades que satisfacer.

Claro que identificarlas no resulta obvio en la mayoría de los casos. Suspicacia, curiosidad, malicia, deben formar parte del perfil para lograrlo.

¿Por qué no se me ocurrió a mí primero?, nos preguntamos ante una idea genial y rentable. ¿Qué hace falta para reconocer las oportunidades de negocio y echarlas a andar?

La observación e intuición resultan claves para dar con las oportunidades de negocio, pero también la decisión y el compromiso para trabajar en desarrollarlas y convertirlas en una empresa provechosa, tal como se cuenta en la película The founder (El fundador).

Oportunidades de negocio con olfato y garra

The founder cuenta la historia real de Ray Kroc, el creador del emporio del fast food McDonald’s.

Kroc era un vendedor de batidoras cincuentón que no se amilanaba ante el rechazo de los clientes. La cinta lo muestra como un hombre persistente que seguía su rutina de venta y automotivación a pesar de las frustraciones.

Un día nota con curiosidad que un restaurante está solicitando la compra de una inusual cantidad de batidoras, y hace un largo viaje hasta el local guiado por su intuición.

Al conocer el restaurante de los hermanos McDonald y su innovador sistema rápido para servir hamburguesas, Kroc identifica una oportunidad de negocio. Convence a los hermanos de establecer franquicias, y se entrega a tiempo completo a la empresa, hipoteca su casa para empezar y sacrifica aún más su vida familiar.

Con cada acción que realiza para obtener mayor rentabilidad y expandir McDonald’s, Kroc va apartando a los hermanos del control sobre el negocio, coloca su ambición antes que la lealtad y la ética para terminar construyendo el imperio empresarial de la comida rápida.

Las dos caras de las oportunidades de negocio

Oportunidades de negocio: ¿Es la lucha del malo vs. los buenos?

 

¡Persistencia! ¡Nada en el mundo puede reemplazar a la persistencia!

 

El talento, no: nada es más común que un hombre no exitoso con talento. La genialidad, no: genios sin recompensa son prácticamente algo común. 

 

La educación, no: el mundo está lleno de tontos con educación. La persistencia y la determinación por sí solas, son poderosas. 

Ray Krock

 

Dos visiones de los negocios y de la vida

La película nos muestra la disputa entre Ray Kroc y los hermanos McDonald a medida que la empresa va creciendo. ¿Es la lucha del malo vs. los buenos? ¿Del avispado vs. los ingenuos? ¿Del ambicioso vs. los conformistas?

Podemos calificar a ambas partes como queramos, o concentrarnos en entender que uno y otros tenían visiones contrapuestas de los negocios y de la propia vida, y en función de ellas tomaron sus decisiones como emprendedores.

Aunque pueda darnos la impresión de que fueron demasiado pasivos y conservadores, en la misma película se ve que antes de establecer su restaurante, los McDonald también emprendieron varios caminos en la búsqueda e identificación de oportunidades de negocio.

Ya con el local en marcha, fueron creativos, innovadores y decididos para hacer los cambios que requerían para crecer y obtener más ganancias, sin sacrificar la calidad, su premisa.

Para los hermanos, el control sobre su producto, la estabilidad económica y familiar era lo más importante.

Para Kroc, el éxito empresarial consistía en no ponerle límite al crecimiento ni a las ganancias, sin temor a competir con fiereza y a arriesgar, no en balde otra de las traducciones del título de la película es Hambre de poder.

Velocidad ¡Ese es el nombre del juego!

Ray Krock

 

¿Piensas en un final distinto para esta historia?

 

Content Team

 

Share This