¿Eres capaz de explicar de qué se trata tu negocio en el tiempo en un ascensor que te lleve de un piso a otro? Ser específico es todo un reto. Se dice fácil pero no lo es tanto. Simplificar, eso mismo que te lleva a explicar en un tweet (hoy en 280 caracteres) tu idea completa. Será fácil exponer tu idea si conoces tu nicho de mercado.

 

Ahora, ¿qué valor tiene ser específico en el océano de negocios digitales? Que tu producto tenga demanda y puedes monetizarlo,¿te gustaría? Si es tu norte entonces tienes claridad sobre tu objetivo como emprendedor digital, si tienes dudas quizá tu objetivo se asemeja más a una fundación. Para ambos casos, buscar tu nicho de mercado es el paso siguiente.

 

Nicho de mercado, ¿con qué se come?

 

¿Qué es un nicho de mercado? Es ese grupo con características y objetivos comunes, demográficas, económicas, emocionales. Mientras más pequeño, más oportunidad tienes de destacarte.

En este orden de ideas, para Fundapyme.com, los nichos de mercado tienen estas características:

  • Una porción bien definida de un segmento de mercado.
  • Es un grupo pequeño de personas, organizaciones o empresas.
  • Sus necesidades particulares son semejantes, al menos en algunos aspectos.
  • Quienes forman el nicho de mercado están dispuestos a cubrir esas necesidades.
  • Tienen capacidad económica para pagar y satisfacer así su necesidad.
  • Para cubrir esas necesidades se requiere de una empresa con la capacidad y la especialización de organizar sus operaciones para hacerlo.
  • Existen pocas o ninguna empresa en estos momentos satisfaciendo apropiadamente esa necesidad.
  • El tamaño del nicho de mercado es suficiente para generar un volumen de ventas y ganancias atractivo a la empresa que lo atienda.

Hagamos un ejercicio.

Imagina que el mercado es un océano y tu nicho es la piscina de tu casa. Aún cuando intentes mostrarte desnudo en el océano atlántico será muy difícil llamar la atención, ahora, si lo haces en una reunión familiar con un par de vecinos de espectadores, te puedo asegurar que todas las miradas estarán sobre ti.

Ahora, no espero que ni tú ni tu producto se desnuden, hay estrategias más profesionales para destacarte. Vamos con las preguntas poderosas.

¿El talento como tarima?

 

¿Ya identificaste tu talento? “Eso” que te caracteriza, que no es más que tu habilidad, don, experiencia, hará que tu producto tenga tu sello, si tu negocio digital está armado sobre pilares que te apasionan y tu producto o servicio está diseñado para servir y ayudar a otros, explorar tu talento es fundamental para apuntar a tu nicho.

Resulta que Roberto tienes 20 años en el mundo corporativo como gerente de finanzas, y aunque quizá ser empleado no sea lo tuyo, y quieres llevar ese conocimiento a las familias de clase media que quieren invertir en un fondo de pensiones, no está mal apalancarse en este talento y en tu experiencia para seleccionar tu nicho de mercado.

Entonces, Roberto destacará más que el promedio que no tiene ni experiencia ni conocimiento en esa área, estarás en un terreno que te dará autoridad y relevancia.

¿Cómo elegir el negocio que vaya a tono con mi talento?

 

Te preguntas cómo saber cuál es el negocio que se casará con tu talento. Hay tantas posibilidades como habilidades existen.

Volviendo al caso de Roberto, que tiene habilidades de análisis financiero, y que además es business coach, le va bien diseñar un curso online con asesorías grupales para explicar cómo invertir para la estabilidad familiar. Si no tuviese habilidades sociales, podría optar por un ebook o podcast.

Quizá, redefinir la audiencia también va en línea con algunas características o experiencia. Alguien que tiene facilidad para hacer lobby y su red de contactos corporativa es muy amplia, podría dirigir sus esfuerzos al sector empresarial donde ya tiene formada una autoridad.

¿Ya segmenté mi audiencia?

 

Observar a tu competidor te revelará aspectos de la realidad, acierto y caídas del mercado al que estás apuntando. Roberto miró de forma crítica y analítica a sus competidores, y descubrió que solo le hablaban a una población de alto nivel, con el futuro asegurado y con la necesidad de permanente de invertir su dinero, la familia de profesionales de clase media entre 30 y 40 años, quedaba al margen. Con posibilidades de pagar por asesoría y con gran necesidad de asegurar su futuro, brilló para Roberto como su nicho principal. Así logró segmentar su audiencia.

Un nicho puede ser definido por una edad, profesión, lugar de residencia. Dependerá de tu objetivo de negocios.

Socialancer.com llama a no temer a la especialización y expone algunos ejemplos:

  • ¿Te vas a centrar en un área geográfica determinada? ¿Un país? ¿Una única ciudad? ¿Un sector concreto en una ciudad?
  • ¿Vas a dirigirte solo a mujeres? ¿A hombres? ¿A mujeres de más de 40 años? ¿A mujeres de más de 40 años pensando en reinventarse profesionalmente?
  • ¿A jóvenes universitarios? ¿Abogados? ¿Ecologistas de 20 a 30 años? ¿Familias de clase media con niños de 0 a 5 años?
  • ¿O vas a especializarte por tipo de producto? Ropa deportiva para mujeres embarazadas, productos ecológicos para la limpieza del hogar, alimentos orgánicos, productos para el cuidado de la salud en mayores de 65, etc.
  • ¿Por nivel de calidad y precio del producto? ¿Vas a vender productos de muy alta calidad y un precio muy elevado para un sector del mercado muy exclusivo? ¿O te vas a centrar en productos de bajo margen y alto volumen?

¿Mi producto tiene demanda?

 

Estudiar el mercado: sexo, edad, posición económica, hábitos de consumo, hobbies, profesión, te dará una idea clara de sus necesidades.

Además, tu nicho debe ser específico pero también suficientemente numeroso como para que sea rentable. Somete tu idea a algunas preguntas:

¿Cuál es la necesidad que detectas en tu mercado?

¿Las personas que forman ese nicho de mercado está dispuesta a pagar por tu producto?

¿Qué tanto cree tu potencial comunidad en el aprendizaje online?

¿Tienes mucha competencia? ¿Cómo te vas a diferenciar?

¿Estás en ModoOn?

 

Cuando tu prioridad es tu negocio, tus sentidos se abren al entorno. No hay insight pequeño.

Debes estar alerta a lo que el escenario te muestra, reuniones familiares, películas, amigos, servicios de restaurantes; todo te puede hablar y revelar aspectos de tu idea que podrán darle forma a tu producto.

Trata de frecuentar lugares y exponerte a situación que te den “la luz” que necesitas.

¿Tu idea pasó el filtro de realidad?

 

Si bien la recomendación es que la base de tu negocio sea tu talento, tu pasión, debes someter tu idea a todo tipo de pruebas, sin dejar de lado tu intuición que también tiene su valor en este proceso.

Por lo tanto, en la etapa preliminar, cuando aún estás ajustando tu idea de negocios, desnúdala sin miedo. Hazlo con gente de tu confianza y pídeles que sean tan críticos como puedan. Con grupos afines al mercado al que estás apuntando, consumidores, amigos. Internet es un aliado clave en esta investigación.

Si los grupos de personas target no son francos contigo y pretenden ser muy maternales para no lastimarte, no te están ayudando. El látigo vale en esta etapa.

La idea es que tu idea pase todas las pruebas, que pase descalza las piedras ardientes, tormentas y tempestades hasta que salga brillante, ilesa y con el menos margen de error de posible.

Finalmente, dedícale tiempo de calidad a esta etapa. Definir tu nicho de mercado es crucial.

En conclusión, toca investigar y poner en alerta todos tus sentidos. Llegar al nicho que más se parezca a ti y que tenga más posibilidad de monetizar, requiere esfuerzo y foco.

No te digo esto para que te paralices, sino para que te pongas en acción con la conciencia de que de esta etapa dependerá el logro de tus objetivos de negocio.

De cualquier forma, nada está escrito en piedra. En el camino debes estar atento a los cambios, se trata de gente, de entorno, de necesidades, que cambian y se mueven. Bailar con el cambio, ser flexible y estar atento es el juego en el que toca participar.  

Fabiola #ContentManager

 

Share This