¿Aprender o desaprender? No hay dilema.

Reunido con mi equipo de coaches, en una revisión temprana que hacemos de cierre de año, nos preguntábamos nuevamente cómo podíamos ayudar a nuestra comunidad a alcanzar resultados.

Y en ese breve mastermind que hacemos juntos periódicamente estuvimos revisando un caso interesante, el de esa persona que siempre se nos aparece en las redes y nos dice: ¡vamos a darle! Luego desaparece por una temporada junto con su entusiasmo, y vuelve aparecer y nos pregunta ¿cómo lo lograste?

Esto siempre nos ha generado una inquietud: ¿a qué se debe que esta persona no arranque? Y es en este punto en el que me quiero detener en este momento: en nuestra capacidad de aprender

Hablemos un poco sobre la disposición que tenemos, en esta época de transformación digital, más que aprender, a desaprender, a reconocer que tenemos que hacer un esfuerzo por revisar algunas de nuestras creencias, y adquirir nuevas.

Y si queremos entrar y entender el mundo de los negocios digitales, debemos estar dispuestos a fortalecer o a adquirir nuevas habilidades y a consumir información con nuevas reglas. 

¿Cómo aprendemos?

“El aprendizaje es el proceso de adquisición de conocimientos, habilidades, valores y actitudes, posibilitado mediante el estudio, la enseñanza o la experiencia, que acompaña a las personas a lo largo de la vida y busca un cambio relativamente permanente de la conducta, que tiene lugar como resultado de la práctica, al que es inherente el ciclo del conocimiento”.

María Vidal Ledo

Desde que nacemos siempre estamos aprendiendo. A lo largo de la vida reaprendemos o desaprendemos, y aprendemos nuevamente.

Pero debes tener conciencia en este proceso de aprendizaje, de tu propio proceso cognitivo y debes hacer un uso adecuado de las herramientas de aprendizaje, es decir, de las  estrategias y de los modelos conceptuales que tienes a la mano para alcanzar el conocimiento.

En otras palabras, debes aprender a aprender. El ciclo del conocimiento lleva implícito la disposición de las personas a replantearse su sistema de creencias y la forma cómo consumen información para soportar este sistema.

Desaprender hoy

La premisa académica sostiene que para formarse hay que «querer aprender, poder aprender y saber aprender”.

Tras un proceso de aprendizaje, desaprendizaje y reaprendizaje, el conocimiento explícito se va integrando, y vuelve a ser retomado por el cerebro.

El conocimiento de nosotros mismo, de nuestras capacidades, de lo que queremos alcanzar y cómo lo queremos alcanzar, encierra el replanteamiento y/o la confrontación del conocimiento que hemos adquirido con los hechos, con la propia realidad.

El cuestionamiento y la automotivación son métodos y herramientas que te lleva a la actualización constante del conocimiento. Pero, sino implementas, sino pones en práctica el conocimiento adquirido, no estaras aprendiendo.

Bueno, es un tema profundo con el que debemos sincerarnos y les dejo como tarea que revisen todo lo que puedan encontrar en la web sobre el tema.

Vamos a darle (pero en serio) ¡Actívate!