Ne Ne Ne Ne… ¿qué vas a hacer cuando seas grande? ¿Estrella de rock and roll, presidente de la nación? ¿Te suena?

Este artículo no pretende averiguar tu edad (Recuerda que siempre puedes decir que conoces la canción por cultura general 😁) sino hacerte esa poderosa pregunta. Miguel Mateos en los 80 nos puso a cantar como locos esa canción. Incluso a mí que sólo tenía oídos para el heavy metal. Es una gran pregunta. Miguel, “que caminaba con su guitarra sin molestar a nadie”, fue torturado con esa pregunta una y otra vez. ¿Qué harás cuando seas grande? Como si eso fuera una meta en sí misma. El libro Designing your life, de Bill Burnett y Dave Evans, me cuestionó sobre si llevamos toda la vida haciéndonos la pregunta correcta. ¿Puedes adivinar cual sería realmente la pregunta poderosa que te has debido hacer? Estoy casi condenado ante el éxito para no ser un perro fracasado.

Así yo te he enseñado, generaciones tras generaciones marchan a mi lado. “…Casi condenado ante el éxito”. Es duro lo que Miguel denuncia, ¿no crees? ¿Acaso el éxito es una condena? Imagínate que eres Miguel. Feliz con tu guitarra, componiendo, cantando, disfrutando de tu talento, y resulta que creciste al ritmo de una cantaleta que te pedía ser “exitoso”, ergo, ir a la universidad ir ser “Ingeniero como tu tío”. O quizá no. Quizás escogiste la carrera de tus sueños (¿realmente eran los tuyos?) y nunca la ejerciste por “esas cosas de la vida”). O en el mejor de los casos, tu carrera u oficio se amoldaron a ti y ahora lo ejerces felizmente. Solo quiero jugar.

Soy el sueño de mamá y papá. No les puedo fallar. ¿Estás satisfecho en el punto en el que estás hoy? ¿Vas en sintonía con tu talento? ¿Le fallaste a mamá y papá? Y¿ qué hay de ti?, ¿te fallaste? Yo me había fallado a mí mismo, te cuento. Pero, pude revertirlo cuando descubrí mi talento. No hay horario ni fecha en el calendario para encontrarlo. Afortunados los que lo hacen en edad temprana y cuentan con el coraje para defenderlo. Otros, como yo, lo encuentran pasados unos años, ya graduados y formados en una carrera que no sienten propia. Y también se necesita osadía para defenderse de ese  “éxito” mal entendido. ¿Dónde está tu talento?¿Ya tuviste una cita con él o lo sigues buscando? Te digo algo..: vale la pena encontrarlo. En tu talento está la estrategia de un emprendimiento que vaya en sintonía con él.

  ¿Qué tan cómodo te sientes con tu traje?

Di Ne Ne Ne Ne qué vas a hacer, cuando alguien apriete el botón.

Yo crecí con este cuestionamiento. Estudié ingeniería industrial. ¡Qué traje tan rígido como para lo que hoy ejerzo! Sin embargo no me di cuenta de inmediato. Ese traje significó mi éxito por largo  rato. Hasta que descubrí el significado integral del éxito: Ese momento exacto cuando tu talento coincide con tu trabajo. entonces, acá puedo decir que el éxito SÍ es pura “coincidencia” Volvamos al libro: Designing your Life de Bill Burnett & Dave Evans.

En Estados Unidos más de 31 millones de personas entre 44 y 70 años quieren replantear su carrera-trabajo para combinar un significado personal, ganancias continuas e impacto social.

No creo que sea una petición extraordinaria, es hacer justicia con nosotros mismos. Ese  mismo estudio referido relata que:

Algunos han encontrado ese vuelco a su carrera y otros no tienen ni idea de por dónde comenzar y temen que sea muy tarde para hacer ese gran cambio.

Y concluye con una máxima:

Nunca es tarde para diseñar la vida que amas.

porque…

Tu vida no es una cosa, es una experiencia; la diversión viene de diseñar y disfrutar la experiencia .

Si es un camino entonces, no hay tal meta. Replanteamos entonces la pregunta de la mano de los autores de Designing your Life (Recalculando…) ¿En quién o en qué quieres convertirte cuando crezcas?

  • Descubrirse
  • Convertirse.
  • Transformarse.

Simple. De eso, repito, se trata esta historia. Es un camino psicológico e intuitivo en 3 capítulos: Capítulo 1: Un camino (nuestra vida) que necesita un sello de origen: el talento. Capitulo 2: Hacer del talento nuestro socio en nuestro diseño de trabajo-carrera para brindar un servicio que le dé sentido personal, profesional y social a lo que hacemos. Capítulo 3: El intelecto y la venta. Cada quien con su fuerte, el tuyo es el conocimiento, el mío hacer de tu talento un producto digital. La pregunta correcta La transformación es un proceso que nunca acaba. Es un camino. Afortunadamente Miguel no soltó su guitarra para ser presidente de la nación. ¿Sabes cuánta valentía implica eso?

Conocer tu talento, defenderlo y casarte con él hasta que la muerte los separe, o hasta que “alguien apriete el botón”, como dice nuestro himno.

Realmente nadie sabe con certeza en qué o en quien quiere convertirse… Hasta que ocurre.

Las preguntas siempre están acechando, para el médico, el ingeniero, el empresario. Apenas están en un camino, pero quién asegura que es el camino que está alineado con lo que lo mueve, con su habilidad, con tu talento.

Cuando seas grande… Necesitas un diseñador.

El crecimiento es un proceso, y como lo dice el libro Designing your Life, la gente  lo que necesita es un diseño del proceso.

Eso me recuerda a mi propio proceso. Descubrir mi talento fue mi primer paso, confiar en él fue el segundo, hacer un plan de negocios con mi talento como activo y como socio es lo que hoy me tiene aquí, comunicándome contigo.

Quisiera contarte más. Por ejemplo, el gran miedo que sentí cuando decidí dejar de ejercer mi carrera (o reformularla, según se vea).

La revelación que significó ser percibido como “inestable” al emprender una gran variedad de negocios  en simultáneo, y que esa percepción de mi entorno en vez de desanimarme, se haya convertido en mi punta de lanza para reinventarme como coach de negocios digitales.

Me dediqué a liberar el potencial de otros para potenciar su desempeño. Y estoy seguro de que tú puedes hacer lo mismo con tu talento, tus conocimientos y tu experiencia.

Hoy estoy aquí ejerciendo el Edgady que se replanteó la idea de ser grande como estaba diseñado.

¿En qué quieres convertirte cuando seas grande? ¿Te lo has replanteado?

Pero, Más allá de la respuesta a esta pregunta, hagamos algo… Vamos a construir sobre tu talento, ¿te parece?

Para volar tan rápido como el pensamiento y a cualquier sitio que exista, debes empezar por saber que ya has llegado. Richard Bach

(Fragmento de Juan Salvador Gaviota)

Share This