Crear un blog es una herramienta fundamental para tu negocio o emprendimiento digital, y no es demasiado complicado crearlo y manejarlo.

Quizás no tengas todavía un blog, entonces puedes crearlo desde cero y ya enfocado en lo que te planteas como tu producto digital. O tal vez ya tienes un blog desde hace tiempo, un espacio que cuenta con cierto número de lectores interesados en el contenido que publicas.

Sea cual sea tu caso, no olvides que crear un blog es tu imagen, lo que proyectas, y lo que compartes es tu conocimiento y experiencia en el área en la que trabajas o la que has cultivado porque te gusta. Ese conjunto, puede ser útil para otros y una oportunidad para ti.

Compartir un contenido de calidad, cuidando la forma y el fondo de lo que dices, te hará ganar reputación y seguidores que confiarán en tus recomendaciones.

Crear un blog: seleccionar tema y nombre

 

Los temas y nombres para el blog son infinitos, pero la idea no es hablar de cualquier cosa ni colocar un nombre al azar.

Escoge un tema que te guste, sí, pero con foco: qué quieres transmitir y a quiénes quieres llegar con tus mensajes.

Con las herramientas de búsquedas disponibles (Google Trends, por ejemplo), puedes identificar las tendencias temáticas en el área de tu interés, y compartir contenido en tu blog en función de ellos.

La interacción con la audiencia también te dictará la pauta de los temas que podrás desarrollar en tus posts, y tu capacidad y conocimiento se conjugarán para hacer atractivo el contenido, ¡seguramente, tienes mucho que decir!

El nombre del blog tiene que conectarse con lo que estás hablando, tiene que ser fácil de recordar y simple de escribir.

Invertir en dominio y alojamiento

 

Existen plataformas de uso gratuito, como WordPress y Blogger, para crear un blog, solo que tienen algunas desventajas: no podrás escoger el nombre de tu dominio (siempre llevará la coletilla de la plataforma: wordpress.com o blogspot.com), y tampoco serás el dueño de tu blog porque estará alojado en servidores ajenos por lo que corres el riesgo de que desaparezca sin previo aviso.

Lo recomendable es invertir en la compra del dominio y el servicio de alojamiento para tener más control y proyectar una imagen profesional, sobre todo si tu blog está pensado para generar ingresos extra mediante la oferta de un infoproducto.

Presentación y mantenimiento del blog

 

La presentación de tu blog (en la sección “sobre mí”, “acerca de”, “quién soy” o el nombre similar que prefieras) es muy importante para que la gente te identifique, sepa quién eres y qué persigues. Lo recomendable es acompañarla de una buena foto y contarle a los lectores algo de tu historia personal y la relevancia de los temas que abordas en el blog.

Es común que un blog se comience con mucho ímpetu, con numerosas y frecuentes entradas. Más que desbocarse al principio, el desafío es mantener la periodicidad de las publicaciones, puedes fijarte pautas y seguirlas con disciplina: por ejemplo, 2 posts por semana con una extensión de 500 a 700 palabras, incluso uno solo puede ser suficiente para comenzar y no presionarte.

Lo más importante, una vez más, es que el contenido sea trascendente, bien confeccionado y con valor, para que tenga impacto en quienes lo leen.

Crear un blog para ganar visibilidad

 

Tienes el blog, tienes el contenido, ahora debes promocionarlo para darle visibilidad para atraer lectores.

Para lograrlo, comparte el enlace de tus posts en las redes sociales; si has identificado las redes donde se mueve el público que te interesa captar, mucho mejor, enfócate en esas. Otra forma que puedes explorar es el intercambio de entradas con otros blogs para darte a conocer, y por supuesto ofrecer permanentemente entradas de alta calidad.

El posicionamiento en los motores de búsqueda es necesario, por lo que tendrás que optimizar tus textos para posicionarlos en las pesquisas, lo que se conoce como SEO (Search Experience Optimization).

En su concepción más básica, ya que el SEO es un tema complejo, esto se traduce en encontrar, usando el propio Google, por ejemplo, las búsquedas más frecuentes del tema y en función del resultado elegir las palabras claves para tu post e incorporarlas tanto en el título como en el texto.

Otras estrategias son usar la metadescripción (un texto corto que describe el post y se ve junto al post en las listas de búsquedas), e introducir contenido multimedia e imágenes, estas últimas renombradas con las palabras claves.

¿Listo para crear un blog?

 

Share This